Reglas del ForoAmbientaciónReglas EscolaresGuía Nuevo UsuarioListado EstudiantesListado AdultosClases y Horarios

🌟 NOVEDADES 🌟
✍️ Desafío #24: ¡Ampliamos la fecha límite del desafío hasta el 20 de septiembre! (Link)
📅 Clases y Horarios: ¿Ya sabes los horarios de tus personajes? (Link)

La cuarta puerta a la izquierda de Boris el Desconcertado

Este Board es para todos los baños del castillo, igual que en el de "aulas", pongan de qué baño se trata en el subject
Responder
Avatar de Usuario
Eli Lufkin
Prefecto Ravenclaw
Prefecto Ravenclaw
Mensajes: 89
Registrado: 03 Jul 2016 03:02
Ubicación: Ravenclaw, 6to
Contactar:

La cuarta puerta a la izquierda de Boris el Desconcertado

Mensaje por Eli Lufkin »

Su reacción inicial al recibir la insignia de Prefecto fue una dicha descomunal y cargar encima el escudo con la P y los colores de su casa durante varios días, hasta que uno de sus hermanos le recordó que todos había hecho algo interesante en el colegio. Tras lo cual Eli se había puesto un poco colorado y decidió guardarla en la cajita de terciopelo que su padre le había regalado, hasta que llegara el día de regresar al castillo.

Por supuesto que no todo había sido negativo: Nicol le había contado sobre el baño de los prefectos y que la experiencia era similar a usar las bañeras que tenían en casa, pero cuatro veces más grande. Y aquel comentario le había sido muy útil, porque durante la charla que les habían dado en el tren, lo habían descrito como un baño más grande y personal que el resto de los del colegio. Lo cual no sonó muy atractivo en su momento.

El primer fin de semana tras su regreso a clases, Eli decidió que era su momento de usarlo (en realidad se había asegurado que nadie más con acceso lo fuese a usar o algo así), y tras terminar sus deberes y obligaciones se dirigió al baño a eso de media tarde. Prefería usarlo en ese horario que arriesgarse a hacerlo después de la cena, tardar mucho e irrespetar el toque de queda. Gasto poco más de media hora en decidir que colocar al agua de la bañera, porque ¡ey! si iba a estar allí al menos debía disfrutarlo lo mejor que pudiera. La experiencia le pareció agradable: habían varios tipos de jabones, champú y acondicionadores, y tras probar varios, esperó no quedar oliendo a kiwi o similares.

Tras lo que pensó era una larga hora y sintió que se quedaba dormido debido a la calidez y el olor de las sales y aceites prefirió terminar el baño y preservar su vida. Llevaba un cambio de ropa consigo, pero encontró entretenido que hubiesen batas de baño por allí y utilizo una, tras vestirse con su ropa interior y pantalones, solo que como aún había vapor de agua en el cuarto y hacía calor decidió no cerrarla. Luego se acercó a un estante que tenía una gran cantidad de pociones y cremas, estaba maravillado con todo lo que había allí, a pesar que no sabía para que servían la mitad de las cosas.

((Reservado))
Imagen

Avatar de Usuario
Simone Tenenbaum
Prefecto Gryffindor
Prefecto Gryffindor
Mensajes: 21
Registrado: 15 Oct 2016 23:47
Ubicación: Gryffindor, 6to
Contactar:

Re: La cuarta puerta a la izquierda de Boris el Desconcertado

Mensaje por Simone Tenenbaum »

Ser prefecta no era algo que Simone hubiese deseado desde que entró a Hogwarts ni mucho menos, pero sí le llenó de orgullo saber que había destacado lo suficiente como para que se le confiase cierta cantidad de responsabilidad. Además, sabía que esto se veía excelente en el currículum.

Era la primera de su familia en llegar a ser prefecto y sus hermanos y padres le hicieron una cena de celebración. Incluso Mamoru le dio una charla de cómo debería usar su nuevo cargo y aunque Simone debió decirle que no era para tanto, lo vio tan inspirado que no pudo interrumpirle para comunicarle que su poder llegaba hasta mantener el orden y quitar puntos, no podía hacer reformas en las leyes, liberar elfos o hacer tratados con los animales del bosque prohibido, como bien sugirió él.

Y aunque no llegará a ser la Rosa Parks de los centauros, al fin no necesitaría comprar por su cuenta costosas pociones para tratar adecuadamente su pelo dado que, como bien le dijo otra prefecta con afro, el baño de prefectos tiene shampoo y acondicionador para todos los pelos, pieles, gustos y sabores. Intentó no mostrarse demasiado emocionada, pero mira, lo estaba.

Simone no tomó tantas precauciones a la hora de ir a bañarse. Cuando acabó temprano sus deberes, buscó sus cosas y se fue derecho a la cuarta puerta a la izquierda de Boris el Desconcertado del quinto piso. Al llegar, abrió la puerta dado que no estaba cerrada y sintió el calor de la habitación. Asumió entonces que alguien acababa de salir y terminó de entrar, cerrando la puerta con cuidado.

Lo primero que hizo fue acercarse a la enorme bañera que bien podía ser una piscina pequeña. Contó los grifos y se preguntó si, cuando se metiera en el agua, la bañera sabría qué productos usar, porque ella no tenía ni idea. De la emoción (y el calor), tiró por ahí su muda de ropa para empezar a quitarse la camiseta que llevaba puesta.
Imagen

Avatar de Usuario
Eli Lufkin
Prefecto Ravenclaw
Prefecto Ravenclaw
Mensajes: 89
Registrado: 03 Jul 2016 03:02
Ubicación: Ravenclaw, 6to
Contactar:

Re: La cuarta puerta a la izquierda de Boris el Desconcertado

Mensaje por Eli Lufkin »

((Como no tenemos una descripción muy detallada del baño (¿o sí?), me voy a tomar unas libertades y les voy a hacer una figura: Baño de los Prefectos. Lo marrón ondulado es un biombo))

Se estaba preguntando si utilizar una mascarilla de arcilla (¿estaba realmente hecha de arcilla?) junto a una poción anti-acne daría resultado o si el orden adecuado era usar primero una y después la otra, cuando escucho un ruido proveniente de la puerta. Se asustó un poco, pensando que podía tratarse de algún fantasma (Myrtle) o Peeves, pero al instante recordó que ellos no necesitaban usar puertas y eso lo asusto aún más ¡Estaba seguro de haberse asegurado que nadie más iba a usar el baño ese día!

Se acerco al biombo que separaba los lavamanos del resto del cuarto de baño y asomó su cuerpo muy lentamente, lo mejor era hacer notar su presencia lo más pronto posible, antes que ocurriera alguna situación incomoda. En el mejor de los casos se trataba de otro varón, pero en el peor de alguna chica y solo llevaba una semana siendo prefecto, era muy pronto para que esas cosas le pasaran a él.

Cuando el vapor se disipó un poco pudo ver a la persona que había entrado al baño, al verla su boca se abrió de asombro y la botellita que cargaba en su mano se deslizo hasta romperse contra el suelo. -¡Mierda! ¡Merlín y los cuatro fundadores!- la impresión fue tal que aunque quiso taparse los ojos, lo único que logro fue desviar su mirada del cuerpo de la invasora a uno de los vitrales que adornaba el baño mientras su cara se ponía colorada.
Imagen

Avatar de Usuario
Simone Tenenbaum
Prefecto Gryffindor
Prefecto Gryffindor
Mensajes: 21
Registrado: 15 Oct 2016 23:47
Ubicación: Gryffindor, 6to
Contactar:

Re: La cuarta puerta a la izquierda de Boris el Desconcertado

Mensaje por Simone Tenenbaum »

Todo sucedió muy rápido. En el momento en que escuchó algo caer al suelo dentro de la habitación Simone, que solo había alcanzado a quitarse la camisa, la recogió deprisa y se tapó el sostén que llevaba que vamos a decir que era negro, por ponerle un color. Simone buscó al intruso (o intrusa, porque también puede ser) con la mirada, el vapor se había disipado bastante pero la zona del biombo era un poco más oscura así que se aproximó unos pasos, los suficientes como para reconocer a Eli. Quería morirse ahí mismo.

"¡ELI!" Gritó, aferrándose a su camisa como si fuese su propia alma. "¿Qué estás haciendo allí de pie? ¿Eres un pervertido?" Le preguntó claramente disgustada. Que conste que se lo preguntó porque, en el fondo, Simone sabía que él no era esa clase de persona, o al menos no lo parecía. No sería la primera vez que se equivoca.
Imagen

Avatar de Usuario
Eli Lufkin
Prefecto Ravenclaw
Prefecto Ravenclaw
Mensajes: 89
Registrado: 03 Jul 2016 03:02
Ubicación: Ravenclaw, 6to
Contactar:

Re: La cuarta puerta a la izquierda de Boris el Desconcertado

Mensaje por Eli Lufkin »

No se había fijado en lo interesantes que eran los vitrales, bueno, en el castillo todos eran interesantes pero los de ese baño eran más artísticos, más coloridos y- ¿qué más? -No mires Eli, no mires, no mires- no podía evitarlo era un instinto, incluso estaba haciendo todo lo posible por no hacerlo porque no quería parecer un pervertido.

¡Un pervertido! Justo como lo había llamado. Y no pudo evitarlo: la miro. Por suerte, ella ya se había cubierto y pudo concentrarse en mirarle la cara, con una expresión que denotaba vergüenza y enojo. Se señalo con su mano temblando por causa de su mezcla de emociones, -Me llamo pervertido- no podía creerlo, no sabía ni que decirle porque no encontraba las palabras adecuadas y necesitaba terminar de organizar sus ideas. ¡Él era un estudiante ejemplar! ¿cómo osaba ella a inculparlo de algo que no era su culpa? En fin, la audacia.
Última edición por Eli Lufkin el 28 Sep 2020 14:29, editado 1 vez en total.
Imagen

Avatar de Usuario
Simone Tenenbaum
Prefecto Gryffindor
Prefecto Gryffindor
Mensajes: 21
Registrado: 15 Oct 2016 23:47
Ubicación: Gryffindor, 6to
Contactar:

Re: La cuarta puerta a la izquierda de Boris el Desconcertado

Mensaje por Simone Tenenbaum »

Estaba tan alterada que recién se daba cuenta que la bata de Eli no estaba cerrada y podía verle el pecho desnudo. No es que a Simone le interesara la anatomía masculina pero sintió que no debía verlo, así que desvió la mirada hacia el suelo.

"¡Ciérrate la bata!" Exclamó "¡¿Por qué sigues aquí?! ¡Vete o le diré a Flitwick lo que has hecho!" añadió.

Para ella, Eli estaba temblando de los nervios de haber sido descubierto. No le dijo que no era un pervertido así que, por descarte, lo era. El que calla otorga, Lufkin.
Imagen

Avatar de Usuario
Eli Lufkin
Prefecto Ravenclaw
Prefecto Ravenclaw
Mensajes: 89
Registrado: 03 Jul 2016 03:02
Ubicación: Ravenclaw, 6to
Contactar:

Re: La cuarta puerta a la izquierda de Boris el Desconcertado

Mensaje por Eli Lufkin »

¿Era posible que su cara se pusiera más colorada? Bueno, quizá sí, en ese momento hasta su cuello estaba rojo de tanta molestia y vergüenza que sentía. Como pudo tomo los extremos de la bata y los junto, por el temblor de sus manos no había encontrado el pedazo de tela con el que debía cerrarla y tampoco se sentía cómodo con el pechito al aire frente a una joven, al menos no en esa situación.

Sin soltar la bata, tomo aire por su boca sintiendo que le iba a salir por las orejas en forma de vapor y extendió su otro brazo señalando el resto de su ropa que estaba más bien cerca de la bañera, como si esa fuera una prueba irrefutable de su defensa. "¡Yo llegue primero al baño Tenenbaum!" dijo con la respiración agitada, un tono alto y molesto, "¿Por qué entras a un baño ocupado? ¿Cuál es tu problema? ¡No soy un pervertido!" ahora que había explotado recuperado la compostura, no iba a quedarse más callado y ser acusado en falso.
Imagen

Responder

Volver a “Baños”