Reglas del ForoAmbientaciónReglas EscolaresGuía Nuevo UsuarioListado EstudiantesListado AdultosClases y Horarios

🌟 NOVEDADES 🌟
✍️ Desafío #24: ¡Ampliamos la fecha límite del desafío hasta el 20 de septiembre! (Link)
📅 Clases y Horarios: ¿Ya sabes los horarios de tus personajes? (Link)

Una figura alta y masculina

Todo lo que un mago pueda desear comprar está en el Callejón Diagon, al igual que el dinero para hacerlo, en el famoso y seguro banco Gringotts. Desde tiendas de túnicas, artículos de Quidditch, tienda de mascotas y librería hasta heladería, posadas y Ollivanders, pasando por todo lo que puedas imaginarte para el bolsillo del mago y la cartera de la bruja. Lista de negocios.
Responder
Avatar de Usuario
Liv Dahl
Hufflepuff
Hufflepuff
Mensajes: 36
Registrado: 09 Ago 2016 23:07
Ubicación: London
Contactar:

Una figura alta y masculina

Mensaje por Liv Dahl »

Reservado

Estaba casi segura que la estaban siguiendo.

Liv había cantado en una fiesta infantil ridículamente elegante de una familia mágica de Londres. Era una de esas fiestas del primer cumpleaños que en verdad es para adultos pero hacen todo el paripé de que es por y para el bebé. Se supone que se quedaría hasta las cinco, pero le pidieron que le cantara el cumpleaños feliz al bebé que claramente no va a recordar ese momento ni aunque tuviese la memoria más prodigiosa del planeta. Está bien, se quedó un par de horas más pero se las pagaron. Win win.

Era una caminata de media hora hasta su casa, pero al cabo de unos diez minutos, cada vez que volteaba la cabeza hacia un lado, podía ver desde el rabillo del ojo una figura alta y masculina. Al principio no se preocupó, estas coincidencias pasaban todo el tiempo, pero a medida que pasaban las calles, incluso dando una vuelta un poco innecesaria, la figura no se iba. Liv, instintivamente, colocó una mano sobre su varita que estaba en el bolsillo interno de su abrigo, esto la reconfortó por poco tiempo porque, ¿y si este señor también era mago? Empezó a caminar más rápido. Eran las siete de la tarde, había gente en la calle, no se sentía sola, siempre podía entrar a cualquier local y esperar a que el hombre se marchara, pero no era buena con los muggles, no sabía qué pedir si entraba a una tienda, y estaba tan cerca del Caldero donde encontraría a su madre que su impulso fue de seguir caminando, sin parar, hasta llegar a su destino.

Ya estando a una calle del Caldero, la afluencia de gente había disminuido considerablemente, y era muy probable que al cruzar se encontraría con la calle desierta. Su corazón se aceleró. Estaba a punto de simplemente sacar su varita y aturdir al hombre, pero no quería meterse en problemas con el gobierno, no quería tampoco iniciar un duelo si el hombre era mago, especialmente porque perdería, pero si llegaban a la calle desierta y él la aturdía de espalda, no había mucho que pudiera hacer.

Al cruzar, temblando de arriba a abajo, con la mano empuñando su varita pero dentro de la ropa, Liv divisó a una persona en la calle, a pocos metros de la entrada del Caldero. Eran cerca de las ocho en marzo, el cielo había oscurecido y no podía distinguir quien era, pero sin importarle nada, Liv la saludó.

"¡Hey!" Exclamó lo más fuerte que pudo y corrió un poco para saludar al extraño.
Imagen

Avatar de Usuario
Eren Morikawa
Hufflepuff
Hufflepuff
Mensajes: 163
Registrado: 21 Abr 2015 20:57
Ubicación: Londres
Contactar:

Re: Una figura alta y masculina

Mensaje por Eren Morikawa »

Eren ya había cerrado el local de ropa y se dirigía a su casa, no muy lejos del Callejón. Era uno de los días en los que sus padres abrían el negocio y lo atendían hasta después del almuerzo, para luego ser reemplazados por Eren, que se quedaba hasta el cierre. Sus padres ya le confiaban lo suficiente para dejarlo manejarse solo, y disfrutaban el tiempo a solas y sin responsabilidades en su hogar. Tiempo que habían perdido con el egreso de su único hijo y, por lo visto, querían recuperar. Lo bueno era que lo esperaban con la cena hecha, así que Eren no tenía nada de lo cual quejarse.

Cuando escuchó la voz llamando a alguien, levantó la vista para chequear quién era, aunque no estaba acostumbrado a encontrarse a sus pocos conocidos casualmente y por la calle. Al instante reconoció la cabellera de Liv, así que levantó una de las manos que llevaba en los bolsillos. La levantó despacio, algo inseguro. Liv corría claramente hacia él, pero el tono en el que le gritó le resultó extraño. ¿Quizás ya lo había llamado un par de veces por su nombre antes, él no había escuchado y por eso le decía 'Hey' en lugar de 'Hola, Eren'?

"¡Hola, Liv!" le dijo, tratando de no sonar demasiado sorprendido y elevando un poco la voz para que ella lo escuchara mientras se acercaba.
Imagen

Avatar de Usuario
Liv Dahl
Hufflepuff
Hufflepuff
Mensajes: 36
Registrado: 09 Ago 2016 23:07
Ubicación: London
Contactar:

Re: Una figura alta y masculina

Mensaje por Liv Dahl »

Al escuchar su nombre, aunque no podía ver bien, su cerebro asoció la figura encapuchada con Eren, porque la conocía bastante bien.

"¡Eren!" Exclamó cuando lo tuvo a un metro de distancia. Ella sabía perfectamente que el contacto físico no era el fuerte de Eren, el de ella tampoco si era honesta, pero lo abrazó sin pensar, temblando de arriba a abajo, casi al borde del llanto. Lo soltó a los pocos segundos y se dio la vuelta. La figura ya no estaba allí.

Liv tocó la pared con una mano, como para sostenerse, tratando de regular su respiración.

"Lo siento" musitó.
Imagen

Avatar de Usuario
Eren Morikawa
Hufflepuff
Hufflepuff
Mensajes: 163
Registrado: 21 Abr 2015 20:57
Ubicación: Londres
Contactar:

Re: Una figura alta y masculina

Mensaje por Eren Morikawa »

Totalmente de acuerdo en que eso del contacto no era el fuerte de Eren. Se sintió muy fuera de lugar en los segundos que tardó en registrar el temblor de ella, y cuando entendió que lo que ella demostraba era miedo, ella ya lo había soltado. Eren quedó entonces con una mano en un bolsillo y la otra en el aire, pero terminó bajando esa mano para apoyarla en el hombro de su amiga.

"¿Qué pasó, Liv? ¿Alguien te hizo algo?" le preguntó, mirando hacia donde ella miraba. Eren tampoco era bueno para los duelos, pero era bueno para escaparse. Si era necesario para la supervivencia de ambos, la tomaría de la mano para correr hacia la seguridad del Caldero Chorreante, sin dudar demasiado. Una cosa era ser tímido, otra muy distinta era ser estúpido.
Imagen

Responder

Volver a “Callejón Diagon”