Advertencia: ¡No te distraigas!

Tal vez te hayas herido mortalmente en vacaciones, un pariente haya decidido probar accidentalmente como le quedaría la cara cubierta de escamas ardientes o algun amigo sufrió una caída desfigurante, supongo que deberas entrar aquí. Recuerda buscar el piso donde está situada su habitación con respecto a las diferentes especialidades que ofrece esta noble institución medimágica.

Re: Advertencia: ¡No te distraigas!

Notapor Edith Chevalier » 28 Nov 2016 00:05

Lo miró expectante ¡Quería saber si estaba bien! Quería prometerse a sí misma pasar el correo del señor Crouch a cualquier otra persona, o pedir que seguridad estuviese verdaderamente al pendiente de lo que recibían. ¿Qué iba a decirle a su madre cuando llegara? No se suponía que terminara en el hospital por su trabajo. Ella no era Edward, que trabajaba con cosas peligrosas.

Asintió lentamente con la cabeza. Rogaba por no volver a marearse y porque lo que fuera que el sanador quisiera hacerle saliera bien. Lo observó mientras se movía, un poco atemorizada por lo que pudiera pasar. Ella no era de enfermarse y tampoco de ponerse en riesgo, por lo que, en sí, no estaba acostumbrada a la medicina de los magos. Su madre todo quería arreglarlo con caldos y mucha agua.

Entrecerró los ojos y medio sonrió cuando sintió el cosquilleo, pero se preocupó más por observar el palito que Gerald tenía sobre su mano. Lo miró esperando un cambio, aunque solo creyó ver que se oscurecía un poco más "¿A cuál color tendría que cambiar?" le preguntó volviendo a mirarlo. Esperaba que lo que veía no dijera nada malo.
Imagen
Avatar de Usuario
Edith Chevalier
Beauxbatons
Beauxbatons
 
Mensajes: 36
Registrado: 01 Sep 2013 22:07

Re: Advertencia: ¡No te distraigas!

Notapor Gerald Cowershof » 25 Jun 2017 20:47

En efecto, el color de la esfera cambio y dentro de ella se formo un humo entre naranja y gris que lo hizo asentir un par de veces y anotar otro par de cosas tras dejar el instrumento sobre la bandeja. "¿El color?" murmuro, despegando su mirada del pergamino, llevándola de nuevo a su paciente "Eso depende" y le sonrió ligeramente, sin embargo, se mantuvo en silencio por unos instantes. Estaba evaluando si debía explicarle cómo funcionaba aquel instrumento, porque muchas veces para evitar que los pacientes se preocupara sin necesidad algunos de sus compañeros de trabajo preferían no dar todos los detalles de los procedimientos a realizar y se limitaban a aquellos que eran absolutamente buenos o malos, Gerald también pecaba en eso, pero por lo general tenía la paciencia suficiente para explicar todo lo que hacía.

"Si no hay veneno no debería cambiar de color pero si lo hay, cambia de color" explicó, rascándose el mentón con la pluma, escogiendo con cuidado que palabras usar a continuación "Ehm. En tu caso, el naranja indica que aún hay veneno en tu cuerpo pero no es lo suficientemente potente para preocuparnos" extendió una mano para darle un suave apretón en el brazo, "Debes seguir un tratamiento y en un par de días saldrá de tu cuerpo" concluyó sonriendo con confianza. Nada de que preocuparse, estaba en manos seguras. Si no volvía a ocultar información, por supuesto.
Imagen
Avatar de Usuario
Gerald Cowershof
Gryffindor
Gryffindor
 
Mensajes: 416
Registrado: 13 Feb 2007 00:03
Ubicación: Londres

Anterior

Volver a Hospital San Mungo

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

  • Advertisement
cron