La meona

Sólo podras acceder a la Torre de Ravenclaw si respondes bien la pregunta hecha por la manija en forma de águila. Una vez dentro verás que la decoración es en tonos de azul y bronce, con ventanas arqueadas que dan a las montañas, con sillas alrededor de una larga mesa rectangular y varios sillones individuales frente a una chimenea. Pasando la estatua podrás acceder a los dormitorios, separados por sexo y año.
Responder
Avatar de Usuario
Ruth Crowley
Ravenclaw
Ravenclaw
Mensajes: 33
Registrado: 07 Sep 2014 15:24
Ubicación: 5to. Ravenclaw
Contactar:

La meona

Mensaje por Ruth Crowley »

((Libre))

Si había algo más terrorífico que vivir con un apodo ridículo, era vivir el momento en el cual dicho apodo podría estar naciendo.

Eran las 12 de la noche y Ruth estaba en la sala común, sentada en uno de los sillones individuales frente a la chimenea. Tenía puesto el pijama (azul Ravenclaw, gracias Santa del año anterior) y tenía las piernas tapadas con una de las mantas finitas de su cama. No tenía frío, pero era consciente de que andar en pijama era un poquito más impúdico que andar en ropa común, al menos fuera de su casa.

-¿Y si voy a la cocina?- pensó por un momento. Pero luego negó con la cabeza. Los elfos que limpiaban no tenían por qué vivir en la cocina.

Repasó el estúpido accidente en su mente: había volcado en la cama una taza llena de té. No había llegado a dar ni un sorbo, así que era mucho té. Se reprochó nuevamente por tratar de meterse a la cama con la taza en la mano. ¿Quién hacía estupideces así? Solo ella. Cualquier otra persona habría dejado la taza en la mesa de luz antes de maniobrar sábanas y mantas, ¿no? Pero ella había logrado empapar completamente la mitad de su cama. ¿Cuánto tiempo debería haberse quedado allí tratando de secar el colchón con aire de la varita? Había estado más de veinte minutos y solo había llegado a secar la sábana, pero apenas apretaba la mano contra el colchón, la sábana se mojaba de nuevo.

Con ganas de llorar y ya bastante sueño acumulado, había dejado de intentarlo y se había ido a leer a la sala común. Lo que no había pensado muy bien es dónde dormiría si la cama no se secaba.

¿Habría elfos rondando a la noche para ayudar a los meones? No que ella lo fuese, ¡qué trauma si pensaban eso! Ruth no sabía si los elfos eran chismosos, pero pensando en que quizás la juzgarían mal, había dejado la taza de té sobre la sábana. Hola, Sherlock-elfo, más vale que entiendas que esto no es pis. Quizás los elfos pasaban a la mañana y ella tendría que dormir allí en el sillón.

Ruth soltó un quejido bajito y cerró los ojos. Nunca más trataría de ser una persona adulta que lee en la cama disfrutando una taza de té. La próxima vez sería la típica niñita poco delicada que va a tomar agua del grifo del baño si le da sed.
Imagen

Avatar de Usuario
Nicol Lufkin
Premio Anual (Head Boy)
Premio Anual (Head Boy)
Mensajes: 58
Registrado: 11 Ago 2016 14:33
Contactar:

Re: La meona

Mensaje por Nicol Lufkin »

Aunque a Nicol le agradaba cumplir con sus obligaciones como Premio Anual, si le pedían que les diese una clasificación del 1 al 10, donde 10 es 'me gusta mucho' y 1 'no me gusta', el patrullaje nocturno de los pasillos se llevaría un -5, que sería algo así como: 'lo detesto, pero debo hacerlo'. Así que cuando su reloj de pulsera había marcado las 00:00 indicando el comienzo de un nuevo día, él se había dirigido feliz pero cansado de vuelta a su Sala Común, sin importarle mucho los ruidos extraños que había escuchado en una de las aulas que estaba de camino a la Torre de Ravenclaw. ¿Habría sido peeves? ¿Un boggart? ¿Un estudiante fuera de su sala común a horas ilegales? No lo sabía, pero lo dejaría en manos del profesor al que le correspondiera la siguiente ronda.

Estaba muy contento de regresar a la calidez de su sala común y su plan al entrar era dirigirse como una flecha hacía la puerta de las habitaciones de los varones y derecho para su cama. Bed, sweet bed. Por desgracia,Al entrar y tras pasar rápidamente su mirada por toda la extensión del lugar, encontró una figura extraña cercana a la chimenea. Rayos- esas no eran horas de estar en aquel lugar, los estudiantes debían estar durmiendo o al menos en sus respectivas habitaciones.

Tomo aire por la nariz y exhalo silenciosamente, debía llegar a un estado tranquilo (porque no poder ir a dormir lo hacía molestar, ligeramente) para poder acercarse a la persona que estaba violentando las normas del colegio y hablarle de manera calma y agradable. Así fue acercándose, sacandose la túnica de encima del uniforme porque con la calidez de la sala ya no la sentía tan cómoda.
Imagen

Avatar de Usuario
Ruth Crowley
Ravenclaw
Ravenclaw
Mensajes: 33
Registrado: 07 Sep 2014 15:24
Ubicación: 5to. Ravenclaw
Contactar:

Re: La meona

Mensaje por Ruth Crowley »

Cerrar los ojos era peligroso cuando se tenía sueño y eran pasadas las doce de la noche. Entre tanto pensamiento negativo sobre su situación, Ruth se había relajado involuntariamente hasta llegar a esa etapa pre-sueño típica de los cabezazos en clase.

El sonido del fuego de la chimenea era casi tan arrullador como los ligeros (y a veces no tanto) ronquidos de sus compañeras de cuarto. La temperatura era perfecta para dormir. Lo único que la hacía buscar soluciones al asunto y no echarse a dormir allí mismo, era que no le agradaba la idea de que toda la sala común se la encontrara allí roncando felizmente a la mañana.

Esos pensamientos la llevaron a tener un sueño ligero mezclado con la realidad, en el cual abría los ojos y todos sus compañeros se reían de ella por haber mojado la cama. Las expresiones de Ruth pasaron de relajada a estresada nuevamente, aún soñando.
Imagen

Avatar de Usuario
Nicol Lufkin
Premio Anual (Head Boy)
Premio Anual (Head Boy)
Mensajes: 58
Registrado: 11 Ago 2016 14:33
Contactar:

Re: La meona

Mensaje por Nicol Lufkin »

((Solo porque siento que olvidare esto y ya que congelamos pjs... Nicol está en 7mo y Ruth debería estar en 4to año))


Para cuando llego junto al sillón, Nicol tenía la túnica colgando de una mano y una expresión de aburrimiento en su rostro. No había podido evitarlo, en su calificación de los deberes del premio anual, encargarse de los alumnos que se dormían en la sala común era tenía un -1 de un rotundo: 'No me gusta lidiar con gente dormida'. La verdad era que no le daba nada de lastima tener que despertarla, así que dio unos pasos más hasta quedar entre la chimenea y el sofá, para poder despertar a -Ruth Crowley- desde un lado y no desde atrás del mueble y evitar que, por ejemplo, gritará, se cayera al suelo, le lanzara un manotazo o un hechizo sorpresa por instinto. Porque ya muchas cosas por el estilo le habían pasado antes.

Y allí estaba, con el brazo a medio camino de tocarle el hombro cuando se distrajo con las caras que hacía la niña. ¿Todo bien Ruth? Comenzó a dudar, por experiencia sabía que despertar personas en medio de una pesadilla era contraproducente. Tan contraproducente como lo era dejarla ahí, siendo él, premio anual.
Imagen

Avatar de Usuario
Ruth Crowley
Ravenclaw
Ravenclaw
Mensajes: 33
Registrado: 07 Sep 2014 15:24
Ubicación: 5to. Ravenclaw
Contactar:

Re: La meona

Mensaje por Ruth Crowley »

((Yo ya me había olvidado, así que ¡gracias! xD))

-...solo té... Noooo... En serio es té- pensaba Ruth en sueños, viendo a los alumnos delante de ella cambiar las risas por miradas de decepción. ¿Y ese era el chico del club de Quidditch al que iba en el verano? ¿Por qué estaba allí también, si él ya había egresado? La lógica no entraba en el sueño, obvio. De haberse detenido a mirar los rostros de todos los que la juzgaban, seguramente habría encontrado allí hasta a algún mago famoso, absolutamente decepcionado por la ridícula que se meaba a los 14 años.

Quizás para Nicol fueron segundos, pero desde la primera mueca que había hecho, Ruth había estado gritando en sueños que no se había hecho encima por lo que sentía como una eternidad. Por eso cuando abrió los ojos como lechuza y miró fijo a Nicol, sin pestañear, moduló de forma arrastrada un intenso: "Té. Enserioes".

Porque Nicol había estado allí con todos los demás riéndose de ella, ¿no? Denle unos segundos más para ubicar su almita en la realidad de nuevo. Al menos no le sumó anécdotas dolorosas a Nicol, en eso de despertar gente.
Imagen

Responder

Volver a “Sala Común de Ravenclaw”